¿Qué debo hacer como madre para educar a mis hijos según la palabra de Dios?

La Biblia esta llena de enseñanzas que debemos poner en práctica para educar a nuestros hijos y que un día podamos llegar a decir verdaderamente mi hijo tiene la capacidad de distinguir entre el bien y el mal y en sus decisiones toma en cuenta a Dios.

Uno de los mejores consejos que puedo darte es que hagas de tu hijo tu discípulo.  Guiarás a tus hijos e influirás sobre ellos.  Por lo tanto no basta con citarles la Palabra, es necesario que tú la vivas y que a través de tu ejemplo puedas ser su mejor maestra.

Es indudable que los hijos toman ejemplo de sus padres.  En general, se convierten en reflejos de nuestras propias actitudes.  Si nosotros somos positivos y animosos con respecto a Cristo y a nuestro caminar con el, ellos lo serán también.

¿Cuál debe ser tu comportamiento para que tomen tu ejemplo? Debes reflejar tu obediencia al Padre y hacer lo que nuestro Padre celestial hace con nosotros: AMA, DISCIPLINA Y ENSEÑA.

Ten presente lo que Pablo nos dice en la carta a los Efesios “No provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Efesios 6:4

¿Cómo pues, motivar a nuestros hijos con normas a las que parecen resistirse?  

El Espíritu Santo, la palabra de Dios y el ejemplo de nosotros, sus padres, son fundamentales en la motivación de nuestros hijos para que sigan a Cristo.  El espíritu de Dios es el que llega al interior de una persona y la motiva a la acción.  El es capaz de cambiar la escala de valores y la perspectiva de nuestros hijos.   Nuestros hijos deben ser moldeados por el espíritu santo.  Nuestra responsabilidad como padres al respecto es orar.

La oración es un arma poderosa que Dios nos ha dado para clamar por nuestros hijos, y si lo haces con fe y constancia conforme a la voluntad de dios, ten la certeza que el te responderá y verás como la vida de tus hijos va siendo transformada a cada momento.

El contacto, constante con las Escrituras tiene un profundo impacto sobre nuestros hijos.  Cuando tú aconsejas a tu hijo, refiérete constantemente a la Biblia.  Cuando amonestes a tu hijo remítelo nuevamente a las Escrituras

Y por supuesto cuando tengas que edificarlo cita la Escritura.  Exhórtalo a adentrarse en la Palabra, a estudiarla, a memorizarla y a leerla.

Encontramos la palabra instruir en ese proverbio tan familiar " instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él"(Proverbios 22-6).

 Esa instrucción se refiere más que todo a formar carácter específicamente con lo que se refiere a tener una relación correcta con Dios.

Desde la perspectiva bíblica, la educación de los hijos, tanto secular como espiritual, es responsabilidad de los padres.

 En los tiempos modernos los padres se van apartando cada vez más de este punto de vista.

Te felicito porque como madre responsable que eres te ha inquietado la necesidad de educar a tus hijos según la Palabra de Dios.

Lee una y otra vez todo el libro de Proverbios, allí encontrarás grandes tesoros de sabiduría para aplicar no solo con tus hijos sino en toda tu vida.

También puedes apoyarte con libros que se han especializado según la edad y necesidades de tu hijo, así que te aconsejo que busques en las librerías cristianas y leas el que te conviene que casi siempre son escritos por profesionales cristianos basados en la Palabra de Dios.

Participa: