Cuarta etapa del matrimonio

Esta etapa se llama: Amor Renovado, y es desde el vigésimo sexto al trigésimo quinto años de casados.

Cuarta etapa del matrimonio

El objetivo de esta etapa es dar curso al procesamiento  del dolor por las perdidas características de estos años, llegar a complementar con éxito  esta fase significa ajustarse  emocional  y mentalmente a la idea de perder a alguien y dar curso al dolor que esto  provoca, de la misma forma descubrir que por cada adiós (perdida) de la vida, viene con ella un hola (bendición) oculta que debemos identificar.

Hay tres tipos de perdidas que se afrontan durante la cuarta etapa:

1.    La muerte de uno o de ambos padres
2.    La salida de los hijos del nido del hogar
3.    Perdidas financieras

La Muerte de uno ambos Padres:

La muerte de un padre o debilitación de ellos por la enfermedad o senilidad es una transición poderosa, el adiós final no llega sino hasta esta etapa, en forma inconsciente pensamos: “Esta es la persona que me trajo al mundo, la que me cuido en mis primeros años. Estoy perdiendo una parte de mi mismo”  Un ejercicio muy adaptable para decirles adiós a sus padres cualquiera que sea su etapa es  escribir brevemente 3 experiencias positivas que recuerde , 3 buenas ocasiones con su padre o madre, trate cada una por separado porque  cada una impacto de diferente forma, luego escriba 3 experiencias amargas,  luego léalas y procese el sufrimiento y las emociones que en usted despertaron, de esta forma se busca reconciliar con sus sentimientos, si sus padres viven aún, tal vez  podrá restablecer una relación con ellos, esto ayuda a que se procese mejor el sufrimiento de la muerte, caso contrario los que huyen del enojo y del dolor tienden a derrumbarse cuando la separación es cimentada por la muerte.

La pérdida de los hijos.

Dejando a un lado las frustraciones llega el día cuando la cría abandona el nido, así como la pareja casada le dice adiós a sus familias de origen  y esto se da por pasos, así el padre debe dar para decir adiós a los hijos. Un elemento muy  importante en es dejar que los chicos de vayan  domiciliar, emocional y financieramente, el cortar el cordón financiero ayudará ala independencia de los hijos y a que nosotros aceptemos que son independientes, demasiadas veces un hijo o hija se convierte en el remplazo del cónyuge,  es decir que la pareja se aleja entre sí, uno o  ambos se apegan al hijo en busca del respaldo emocional. Cualesquiera que sean las decisiones para destetar a los hijos financieramente debe ser un arreglo mutuo entre los padres. Otra situación invita a la fricción y el resentimiento.  Una amistad saludable con su hijo/a  puede nacer, una relación en la cual el padre no es la principal figura de autoridad, no es la misma relación temprana padre-hijo, esta amistad puede ser preciosa y provechosa pero es necesario procesar el dolora causa de la separación y debe dejarse atrás.

¿Cómo se procesa el Dolor?


A la altura de la cuarta etapa muchos padres se siente con culpa por haber descuidado su matrimonio y especialmente los hijos, en su afán por alcanzar el éxito, sus carreras se convirtieron en la tercera pata del taburete, la esposa al no sentirse amada, se aleja. El taburete se cae. Y también muy rara vez los hijos exceden o satisfacen las expectativas de los padres, simplemente no todo sale de la manera que usted esperaba, para ello la culpa es una respuesta natural a toda esta frustración, como también la amarga decepción, todo este dolor debe ser procesado.  El  adiós de sus propios hijos tiene su correspondiente hola: el gozo del os nietos.

El proceso de Gozo

La etapa  final, en el proceso de la paternidad, es a menudo el más gozoso, “corona de los viejos son los nietos “ Prov. 17.6  con frecuencia estas menudas personitas se asemejan demasiado a los hijos de los abuelos, de modo que la experiencia de interactuar con ellos es lo mas cercano en cuanto a beber la proverbial fuente de la juventud. Cualquier interacción con estas miniaturas de su hijo/a es como hacer retroceder el reloj de veinte años y captar de nuevo esos momentos.

Pérdidas financieras:

En la cuarta etapa es necesario ajustar y acoplar la situación financiera, es tiempo de cambios y evaluaciones realísticas, porque normalmente las condiciones cambian y deben hacer arreglos para asegurar  su seguridad financiera, a eta etapa es susceptible como cualquiera de perdidas financieras la dificultad es volver a comenzar después de los cincuenta, aunque se han visto casos de parejas que después de una perdida financiera se solidifica el matrimonio y se restablecen los motivos reales por los que están juntos, muchas veces en la abundancia de bienes se sustituyen  los verdaderos valores del matrimonio.

El nuevo contrato

Hay algo que resalta en esta cuarta etapa, algunas de las viejas razones para seguir casados han muerto, o en el caso de los hijos se han ido, al forjar un nuevo contrato ¿cuales son las actuales prioridades y necesidades? Normalmente el pensamiento que predomina es “haremos cualquier cosa que sea necesaria para llegar hasta el final”. Piense en lo que  debería incluir en su propio contrato , retroceda  a las secciones con relación al romance, los recuerdos, la risa y la historia que tienen juntos, única e irrepetible,  ¿Qué acciones debe incluir su nuevo contrato para promover el romance en los próximos años? También puede darse cuenta que hay sentimientos negativos de enojo o frustración por las cosas que no salieron como esperabas, perdónalas,  déjalas a tras, pero debes saber son tan parte de tu historia como la risa, y realizadas, completamente y de forma  apropiada pueden fortalecer el vinculo  tanto como lo hace la risa y la buena naturaleza.

Participa: